CRIBADO PRIMARIO SÓLO CON TEST DE VPH DE ALTO RIESGO PARA DIAGNOSTICO PRECOZ DE CÁNCER DE CUELLO

El cribado primario para el virus del papiloma humano (VPH) mediante una prueba de ADN puede ser considerada como una alternativa a las estrategias de detección de cáncer de cuello uterino basado en la citología según la nueva guía provisional de múltiples sociedades publicada online el 7 de enero del 2015 en Gynecological Oncology.
“La detección del VPH es muy sensible, pero la especificidad depende de las estrategias de evaluación y las frecuencias de detección,” refieren Warner K et al de la Universidad de Alabama en Birmingham.
Esta guía provisional, dirigida a los médicos implicados en este tema, considera el cribado primario con VPH para la detección del cáncer de cuello uterino y se describen las ventajas y desventajas potenciales del uso de este método.
En 2011, la Sociedad Americana del Cáncer, la Sociedad Americana de Colposcopia y Patología Cervical y la Sociedad Americana de Patología Clínica actualizaron sus pautas de detección sobre el diagnóstico precoz del cáncer cervical y sus precursores. En ese momento, estos grupos recomendaron la citología sola y en combinación con la prueba de VPH de alto riesgo (cotesting) como estrategias de cribado primario, pero no el uso de la prueba de VPH de alto riesgo solo.
Un estudio prospectivo en E.E.UU. y otras pruebas adicionales apoyan en la actualidad la prueba del VPH primaria sola como técnica de cribado. A partir de estos resultados la FDA organizó un panel de orientación para valorar la indicación adicional de detección de cáncer cervical primaria para la prueba de VPH actualmente comercializada. Este panel incluyó a 13 expertos de la Sociedad de Oncología Ginecológica de la Sociedad Americana de Colposcopia y Patología Cervical, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, la Sociedad Americana del Cáncer, la Sociedad Americana de Citopatología, Colegio Americano de Patólogos y la Sociedad Americana de Patología Clínica.
Sobre la base de la revisión de la literatura, incluyendo los datos del estudio de registro de la FDA y la opinión de expertos, el panel llegó a las siguientes conclusiones:
• En comparación con la citología de cribado, la detección primaria del VPH ofrece una mayor tranquilidad de bajo riesgo de cáncer.
• El cribado primario de VPH puede ser considerado como una alternativa a la citología sola, al cotesting y a otros enfoques de detección de cáncer de cuello uterino.
• Para las mujeres positivas para los 12 genotipos de VPH de alto riesgo distintos de VPH 16/18, el uso del genotipado de VPH 16/18 y la citología reflex equilibra razonablemente la detección de la enfermedad con el número de pruebas de detección y colposcopias necesarias.
• Aunque el cribado primario de VPH entre los 25 años y 29 años puede aumentar el grado de detección de neoplasia intraepitelial cervical, se necesita más investigación para determinar el efecto del aumento del número de colposcopias, la integración con el cribado antes de los 25 años, y el efecto real sobre la prevención del cáncer.
En conclusión, “aunque sigue habiendo numerosas cuestiones prácticas y de investigación, el cribado primario del VPH tiene el potencial de reducir aún más la morbilidad y la mortalidad del cáncer cervical en los EE.UU.”.

Gynecol Oncol. Publicado online el 7 de enero de 2015.

Anuncios